Camas de bronceado, una mala elección

El departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos ha declarado que los rayos ultravioleta (UV) provenientes del sol y fuentes artificiales (tales como: las camas de bronceado y lámparas de sol), como un conocido carcinógeno o sustancia causante de cáncer.

Diversos estudios alrededor del mundo, han señalado continuamente que la exposición a los rayos ultravioleta incrementa el riesgo de desarrollar melanomas, carcinomas de células escamosas y carcinomas de células basales en un 75%, especialmente cuando se inician estos métodos de bronceado (interiores) a edad temprana.