El ácido glicólico es un miembro de los alfa hidroxiácidos (derivado de la caña de azúcar), que desprende poco a poco las células muertas de la piel, permitiendo que células nuevas y saludables tomen su lugar.
 Dicho proceso permite aumentar las fibras colágenas y elásticas en la dermis , y aumentar el grosor de la epidermis consiguiendo prevenir arrugas y otros daños en la piel.
Como resultado de la aplicación  de ácido glicólico se obtienen beneficios tales como:

Cuando se incorpora en un programa de uso diario, la piel llegará a estar más suave y radiante.